lunes, 16 de septiembre de 2013

Poeta de guardia II: Francisca García Algarra




Si yo fuese el minuto que equilibra la hora,
la frente de un pájaro, la razón que sumerge un sueño.
Arrastraría, lo sé, mi corazón por la arena,
aunque no pueda perdonarte, pues el perdón
es un pecho sin aire que consume el silencio.

Pero si fuese el fondo turbado de un anillo,
la pregunta última
o, sin saber, la letal inocencia de un pez.
Si mi sangre brillara igual que el fósforo.
Y mi cuerpo pensara sin estar yo. Si yo no estuviera.
Una sonrisa. Una estrella de mar. Una ballesta.
Dónde clavarías la voz que ya no dice tu nombre.




© Francisca García Algarra
“Bahía de un cuerpo”  Éride, 2004
Cubierta: Silvia Gil