domingo, 25 de mayo de 2014

"Arte y libertad": Carmen de Burgos (1867-1932)

Éste era el lema de la “Revista Crítica”, fundada por la maestra, escritora y periodista Carmen de Burgos. Y, como apunta una de sus biógrafas, Marcia Castillo Martín, “también la divisa de su vida”.
Carmen de Burgos nace en Almería el 10 de diciembre de 1867, en una familia acomodada de terratenientes. Su educación fue acorde con su condición social, "orientada al matrimonio y la maternidad".
Con 16 años, se casa con Arturo Álvarez Bustos, "periodista, poeta, guapo y quince años mayor", hijo del Gobernador de Almería. Pronto apareció el "señorito juerguista" que tuvo abandonadas sus obligaciones con el hogar e incluso la maltrataba"; sus tres primeros hijos sobreviven unas horas o pocos meses al parto, hasta que en 1897 nace su hija María de los Dolores. 
"Para hacer frente a las necesidades de la casa Carmen decidió ocuparse del periódico familiar que su marido desatendía. Se trata de Almería Bufa, periódico satírico de tono lírico que dirigía su suegro y que, por recibir subvenciones oficiales, debía aparecer obligatoriamente en las fechas convenidas (...) al poco tiempo ya publicaba alguna crónica".Carmen inicia los estudios de magisterio como alumna libre en 1894, pues "como para muchas mujeres de su tiempo, la única posibilidad de seguir una carrera superior que garantizaba una profesión pasaba por los estudios de maestra", logrando por oposición en 1900, rotunda fecha de comienzo de un nuevo siglo, la plaza de profesora de magisterio en Guadalajara; deja a su marido y al escándalo detrás de ella, y se traslada con su hija a Madrid.
Ayudada por un tío suyo, el senador Agustín de Burgos, se establece en su casa; el acoso que sufre la hace abandonar tal refugio en poco tiempo.
Acto en defensa del derecho al divorcio (Carmen de Burgos, centro imagen)
La enseñanza le resulta "tan insoportables como el matrimonio y el cocido", y consigue ser traslada a Madrid en comisión de servicios.
A partir de 1902 forma parte de la plantilla del Diario Universal, dirigido por Augusto Figueroa, convirtiéndose así en la "primera mujer periodista de España, puesto que
desempeñó las mismas funciones que los hombres: redacción y trabajo en la calle".
El año siguiente aparece publicada una encuesta sobre el divorcio, finalmente también como libro: El divorcio en España. 
Desde  "la moda, la cocina, la infancia" va escribiendo en el Heraldo de Madrid -cuyo primer director también fue Augusto Figueroa y en el que publicaría en 1906 una encuesta sobre el sufragio femenino-, en ABC y otros periódicos de la época.
En 1905, con una beca de ampliación de estudios, viaja a Francia, Suiza e Italia; será el año siguiente cuando se incorpore como catedrática de la Escuela de Bellas Artes e Industria, de Madrid, continúa con sus múltiples colaboraciones  e inicia, en 1906, su tertulia literaria de los miércoles, a la que asistía su buen amigo Vicente Blasco Ibáñez, que tanto la ayudó a publicar a través de la editorial Sempere de Valencia; José Francés, Sofía Casanova, Carmen Blanco... 
En ella conocería, en 1908, a Ramón Gómez de la Serna, algo más de veinte años más joven, que sería su pareja hasta 1929, cuando sabe de la relación sentimental que mantiene al mismo tiempo con su hija María.
Recuperarán la relación de amistad tras un distanciamiento, hasta la muerte de la escritora.
Ese mismo año de 1908 funda la Revista Crítica, la Alianza Hispano-Israelita para la promoción de la defensa de la comunidad sefardí, y publica Cuentos de Colombine, continuando con una prolífica labor de traducción, publicaciones de cuentos y novelas e impartiendo conferencias.
Sus crónicas para el Heraldo de Madrid, en 1909, sobre la guerra de Marruecos, la convierten en la primera corresponsal de guerra española
De viaje por Europa, el inicio de la Primera Guerra Mundial la sorprende en Escandinavia, y nuevamente escribe como corresponsal de guerra, colaborando con La Esfera y El Mundo.
Homenaje a Ramón G. de la Serna (en el centro de la imagen) en Lhardy, Madrid, 12 de marzo de 1923. En la fotografía aparecen también Azorín y Federico García Lorca.
En 1920 es elegida miembro de la Academia de Ciencias de Lisboa, una nueva distinción de Portugal que se añade a la condecoración concedida en años anteriores, por su amor al país.
Entre 1921-1992, participa en la Cruzada de Mujeres Españolas para solicitar el voto, y en 1923 preside la Liga Internacional de Mujeres. En 1927 asiste en Roma al congreso internacional de sufragistas con una delegación de la Liga de Mujeres Ibéricas e Hispanoamericanas, y publica La mujer moderna y sus derechos.
En el año de la proclamación de la II República, Carmen de Burgos participa en Almería en el homenaje a Salmerón, junto con Unamuno, Victoria Kent, Indalecio Prieto y Marcelino Domingo. Ha ingresado en el partido Republicano Radical y en la Logia Amor número 1 de la masonería.
El 9 de octubre de 1932, en el transcurso de una conferencia, comienza a sentirse mal; la atiende su amigo el doctor Gregorio Marañón; pero fallece ese mismo día en su casa de la calle Nicasio Gallego número 1, de Madrid. 
Sus restos están enterrados en el Cementerio Civil.


La evolución de su pensamiento en defensa de los derechos de la mujer puede verse brevemente en fragmentos correspondientes a distintas fechas:
1906, La mujer en España
"Yo entiendo que la participación de la mujer en el trabajo no es un progreso de las sociedades sino un retroceso (...) El trabajo de la mujer casada debería ser siempre sólo para ayudar a la familia, nunca con detrimento de sus deberes de madre".
"(...) de ellas nace el ejército de feministas exaltas, como si bajo este nombre florecieran las facultades (risas)
1915, Misión social de la mujer
"Me da miedo un feminismo que tiende a masculinizar a la mujer, que viene acompañado de los delirios y desequilibrios de las que no supieron entender su verdadero significado; y en cambio la idea de libertad y dignificación de nuestro sexo tiene en mí un paladín apasionado, romántico e idealista".
1927, La mujer moderna y sus derechos
(...) y hablan de la feminilidad, contraponiéndola al feminismo. Generalmente son mujeres de escasa cultura, deseosas de arrancar un fácil aplauso de la multitud ignorante y rutinaria(...)
Ser femenina como quieren las ilusas, es estar sometida sólo a los imperativos sexuales, sin aspirar más que a ser nodriza y gobernante. Ser feminista es ser mujer respetada, consciente, con personalidad, con responsabilidad, con derechos que no se oponen al amor, al hogar y a la maternidad.
El feminismo, con las diversas ramas que nacen de su único tronco, no es más que la vindicación de los derechos de la mujer (...)
(...) o el matrimonio es un contrato firmado con iguales derechos y libertad por ambas partes o no es más que la legalización del derecho de la fuerza.
Sin amor y sin libertad, por parte de ambos cónyuges, no puede existir el hogar feliz y la santidad del matrimonio; la monogamia y la indisolubilidad quedan reducidas a simples palabras (...)"
Retrato de Julio Romero de Torres, 1917
"En la teoría todo es elevar la maternidad de una manera lírica, llegando a hacer una cosa semidivina de una función meramente animal, pues el hecho de dar a luz no constituye un mérito ni una excelsitud. La verdadera maternidad (...) se adquiere después con el trabajo de criar y educar con los sacrificios que por amor al niño se impone la mujer (...)
En efecto, se puede impedir que las mujeres voten, pero no se puede impedir que las mujeres piensen (...) 
El argumento de la inferioridad mental y moral está ya desechado (...) La pretendida superioridad de espíritu de los hombres es en su generalidad consecuencia de la educación. Pero si esto fuese motivo para negar a la mujer sus derechos, sólo a los hombres de genio se les podrían conceder (...)
En efecto, la ley masculina trata a la mujer como a los incapaces, excluyéndola del derecho de la ciudadanía y de emitir su opinión. Sin embargo, el hombre analfabeto y sin talento tiene derecho al sufragio y a marcar los rumbos de su país. Sólo por razón de sexo se equipara a la mujer con los locos, los imbéciles y los criminales (...)"

Porque, siguiendo a Marcia Castillo, Carmen de Burgos es "la historia de una trayectoria que se va abriendo al mundo (...) irrumpe en el Madrid literario y periodístico de principios del XX, y desde allí alcanza el mundo entero (...) viajera incansable y observadora voraz. Y es también la historia de una mujer contradictoria y plural que supo ponerse el mundo por montera en una época en la que el coste social de las transgresiones femeninas de lo establecido era infinitamente más elevado de lo que hoy llegamos a percibir". 



El próximo miércoles 28 de mayo, de 17.30 a 19.30 horas, se comentará "La mujer fría", de Carmen de Burgos, en el taller "FANTÁSTIKAS" de Lola Robles.
Lugar:
Espacio de Igualdad "Hermanas Mirabal"
Ayuntamiento de Madrid. Calle Bravo Murillo, 133 (Casa de Baños), 3ª planta (entrada por calle Juan Pantoja). Metro: Alvarado (Línea 1)

Entrada libre hasta completar aforo.



Fuentes y enlaces
"Carmen de Burgos (1867-1932) Colombine". Marcia Castillo Martín. Ediciones del Orto, 2003
"Carmen de Burgos "Colombine", crítica feminista de arte". África Cabanillas Casafranca. UNED, Departamento de Historia del Arte:
http://www.mav.org.es/documentos/NUEVOS%201SEPTIEMBRE/carmen_burgos%20Colombine.pdf
Fotografías y artículo sobre sus impresiones en la audiencia con el Papa Pío X:
http://www.fronterad.com/?q=%C2%A1que-persona-carmen-burgos-colombine
http://www.dipalme.org/Servicios/IEA/edba.nsf/xlecturabiografias.xsp?ref=69
Una original entrevista a Carmen de Burgos:
http://www.floresdeldesierto.es/carmen-de-burgos-colombine-el-progreso-verdadero-de-los-pueblos-esta-en-la-etica/
http://manuelblascuatro.blogspot.com.es/2010/12/carmen-de-burgos-colombine.html