sábado, 19 de diciembre de 2015

Los 3 años de un “Paseante”

Para nuestro blog amigo, "PASEANTE SILENCIOSO", en su tercer año de vida... ¡felicidades!


¡Tres años!
¿Os acordáis de cuando teníais tres años?
No, claro que no.

Charles Darwin  © English Heritage (izq.)
Ludwig Wittgenstein

El “Paseante Silencioso” lleva 3 años caminando entre las singularidades de nuestra cultura, nuestra historia y la biología que nos ha llevado hasta aquí, a encontrarnos en las redes sociales, en esta cosa que llamamos Internet.


Federico García Lorca, en su primer cumpleaños (izq.)
Virginia Woolf y su madre, Julia, en 1884 (centro)
Bertrand Russell

El “Paseante” vive en la ciencia objetiva, en los hechos de la historia, en las leyes de la biología. Y estas sendas se entrecruzan, fotografiando en cada entrada los momentos reales de la vida.

Paseando.


Wilfred Owen (izq.)
Carmen Conde con sus padres, 1911 (centro)
Doris Lessing con su madre, Emily

Puede que haya que ir por la vida con un niño de 3 años (o cuatro, o cincuenta, o cien) cogido de la mano.

Eve, Marie e Irene Curie (de izq. a derecha)

El niño señala con el dedo.
El “Paseante”, sin renunciar a la ingenuidad  pero honesto y curtido, ya sabe lo que ve.

Gracias, “Paseante”. 



sábado, 28 de noviembre de 2015

“Trofeos de los Salvajes”

"Trophies of the Savages"

Vi este cuadro de Emil Nolde el mismo viernes 13 de noviembre por la tarde, pocas horas antes de que llegaran, ya de noche, las primeras noticias sobre la matanza de París.

Pensé que lo habría pintado en algún permiso durante la Gran Guerra (el cuadro es de esa fecha, 1914), o después de ella. 
Pero no.

Poco después de agosto de 1914, Emil Nolde (rondaba los 47 años) se encontraba en la isla de Alsen (actual Als, Dinamarca), pintando más de ochenta cuadros basados en un reciente viaje. De hecho, nunca combatió ni pisó un frente tal y como lo entendemos, con cañones, cráteres, cadáveres, trincheras y todo eso. Pero estuvo en otros,  igualmente horribles y perversos.

Nolde y su mujer, Ada Vilstrup, viajaron desde Berlín hacia las islas del sur del Pacífico a finales de octubre de 1913. 
Concluyeron un largo periplo de dos meses en Madang, Papúa. Lo ilustra magníficamente Higinio Polo, en su documentado artículo “Emil Nolde, entre el nazismo y la pintura”:
“Era una expedición organizada por el Reichskolonialamt (la Oficina imperial para las colonias) y dirigida por los doctores Külz y Leber, que fue quien le ayudó a participar.

"Freezing Russians", 1914

“Llegaron en tren a Moscú, donde permanecieron entre el 4 y el 7 de octubre, en la atmósfera opresiva del zarismo. Atravesaron después Siberia y la Manchuria: pasaron por Omsk, Tomsk, Irkust, Harbin (ya en China), y llegaron a Seúl, en Corea, que en ese momento estaba ocupada y convertida en colonia por el Japón.

Alcanzaron después Kioto, Tokio, Nagasaki. De nuevo en China, llegaron a Pekín (…), y pudieron admirar la ciudad prohibida y las tumbas Ming, para viajar después a Huangshi, y, en barco, llegar a Shanghai el 20 de noviembre de 1913, donde Nolde realiza una serie de acuarelas (…) Continuaron en barco hasta el río de la Perla, para visitar Hong-Kong y Cantón, y desembarcaron en Manila el 2 de diciembre. Después, visitaron las islas Carolinas, que eran colonias alemanas. Finalmente, llegaron a Madang, ya en Papúa, donde permanecieron desde el 10 de diciembre de 1913 hasta el 20 de mayo de 1914.”

"Jupuallo", 1914


"Ha ido trabajando a lo largo del vieje: a finales de ese 1913, Nolde remite a Alemania unas doscientas cincuenta acuarelas. Después va a otras islas: Manus, Kavieng, Rabaul, aunque la parte más relevante de su viaje es el periodo de enero a abril de 1914, cuando pinta las obras más notables de esa aventura (...) En la isla de Manus, visita a los que consideran indígenas hostiles y pinta acuarelas teniendo el revólver al alcance de la mano, igual que su mujer (...)"

"Salvajes de Nueva Guinea", 1915


En 1933, Nolde “saluda en una carta el “hermoso levantamiento del pueblo alemán”, el mismo mes en que los nazis cierran la Bauhaus de Berlín, decisión que no parece inquietarle (…) la Liga nacional-socialista de estudiantes propone a Nolde como presidente de las Escuelas de arte unidas. Nolde lo rechaza “para preservar su independencia”, pero se ve obligado a dejar la Academia prusiana de bellas artes. En ese momento, Goebbels era favorable al expresionismo (…) apuesta por autores como Nolde y Munch en la búsqueda de un arte racial que sea una de las expresiones culturales de la nueva Alemania nazi.”
"Crepusculo", 1916 - wikigallery.org

“La ambivalente actitud de los nazis hacia el arte moderno, que se debate en sus inicios entre la inclinación de una parte de la juventud nazi hacia el expresionismo, y el afán de satanizar la pintura moderna como fruto de la conjura bolchevique y de la influencia judía, termina cuando Hitler proclama su aversión hacia el arte moderno.

“Después de la muerte de Hindenburg, en 1934, Goebbels impulsa el culto a Hitler. Una declaración de lealtad, publicada en elVölkischer Beobachter (El observador popular, órgano oficial del partido nazi, NSDAP) lleva las firmas de Furtwängler, Richard Strauss y Nolde, entre otros muchos intelectuales y artistas.”

"A Long Time" 

“En 1937, el tribunal de Hamburgo delibera sobre la adhesión de Nolde al NSDAP (…) afirmando que Nolde “no se adhirió” al partido nazi, una forma de situarlo en la marginalidad, pese a las evidentes muestras de adhesión al nazismo que el pintor había manifestado.”

Ese mismo año, en Munich, se abre la primera exposición de Entartete Kunst [Arte Degenerado], que contará con más de dos millones de visitantes:
“Nolde está representado en la muestra con cuarenta y ocho pinturas, junto a obras de Chagall, Grosz, Dix, Munch, Beckmann, Klee, Max Ernst, Kandinski, Marc, y sus viejos compañeros Kirchner, Schmidt-Rottluff y Pechstein, entre otros. Nolde ha pasado a ser un pintor degenerado, un exponente del arte que se opone a la pureza racial, que corrompe el ideal de la tradición donde debe mirarse Alemania. Así, más de mil obras de Nolde son retiradas de los museos alemanes.

Pero, aunque “en ningún momento su vida estará en peligro”, la escalada continúa. En 1939, “obras de Nolde son destruidas”; en 1941, “le notifican la prohibición de pintar”. Pintará “más de mil acuarelas de pequeño formato, que llamará los cuadros no pintados.
De la Colección "Cuadros no pintados" - Nolde Foundation Seebüll

Emil Nolde sobrevivirá más de diez años al final de la Segunda guerra Mundial, y expondrá en la Biennale de Venecia y en la Documenta de Kasel.

"Yellow Sea with Small Steamships", 1946


En la misma exposición donde vi estos "Trofeos de los Salvajes" de Emil Nolde, está colgado en un lugar preferente, protegido por un cristal, "Retrato de Erna", de Ernst Ludwig Kirchner.
La actitud de Nolde, "oportunista, acomodaticia, cómplice", le distanció de amigos como Kirchner y Heckel.
Ernst Ludwig Kirchner. "Retrato de Erna" (esposa del pintor), 1917
© Kirchner Museum Davos

Al lado del “Retrato de Erna”, separado por unos pocos centímetros, un pequeño panel reproduce secuencias de la primera exposición de Arte Degenerado de Munich de 1937.
Y este mismo retrato aparece en ellas, y produce emoción pensar que, finalmente, no fue destruido.
Porque, como apunta  Suzana Mihailic en su análisis de otra pintura de Kirchner, Erna Schilling fue bailarina en un local nocturno, y conocía y pertenecía “al mundo de la noche, de la bohemia y de los marginados.”
Sin duda, altamente peligrosa y Arte Degenerado.
Siempre.


“Emil Nolde, entre el nazismo y la pintura”, por Higinio Polo:
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=90779
"Cómo mirar un cuadro", por Suzana Mihailic:
http://www.finanzas.com/xl-semanal/conocer/20120826/querer-hermanas-3395.html

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Wilfred Owen, otro 4 de noviembre: "Todo lo que un poeta puede hacer hoy es alertarles".

Wilfred Owen con sus hermanos y su madre
(de izquierda a derecha: Colin, Mary, Harold, Wilfred y Susan)

En su último año de vida, el de su madurez en tantos sentidos, aquel en que frecuentó los círculos privilegiados de la poesía en lengua inglesa, como el Salón Dorado de Robert Ross, en el nº 40 de la Half Moon street, Londres, Wilfred Owen meditó sobre las palabras que debían servir de Prefacio a su primer libro de poemas, que no vio publicado.
Y escribió:

"This book is not about heroes. English poetry is not yet fit to speak of them.
Nor is it about deeds, or lands, nor anything about glory, honour, might, majesty, dominion, or power, except War (...)
My subject is War, and the pity of War.
The Poetry is in the pity."

"Este libro no trata de héroes. La poesía inglesa aún no está preparada para hablar de ellos.
Tampoco trata de hazañas, territorios ni nada que tenga que ver con la gloria, el honor, el poder, la majestad, el dominio o la fuerza, sino con la guerra (...)
Mi tema es la guerra y la pena de la guerra.
La poesía está en la pena."
Traducción de Gabriel Insausti. "Wilfred Owen. Poemas de guerra." (Acantilado, 2011).
Roll of Honor de la revista The Sphere, marzo de 1919.
 La fotografía de Owen es la segunda de la primera columna a la derecha, contando desde abajo


Era un hombre de 25 años, y un poeta que había construido su verdadera voz contemplando los más espantosos desvaríos y la locura del ser humano; por eso

"(...) these elegies are to this generation in no sense consolatory. They may be to the next. All a poet can do today is warn. That is why the true Poets must be truthful."
"(...) estas elegías de ninguna manera pueden ser un consuelo para la presente generación. Tal vez lo sean para la siguiente. Todo lo que un poeta puede hacer hoy es alertarles. Por eso los verdaderos poetas deben decir la verdad."


El Owen Memorial en el Broad Walk, en Oswestry, 
cerca de la iglesia de St. Oswald, donde se casaron sus padres

domingo, 18 de octubre de 2015

Charles Sorley, 13 de octubre de 1915


"When you see millions of the mouthless dead
Across your dreams in pale battalions go ..."


                                                                                          A Charles Sorley.


un disparo en la cabeza     matar la poesía     poeta de veinte años     ven    mejor
aquí    que en la ciénaga de cloros

un ladrillo cae desde un último piso    el espíritu de Dickens   a través del humo de 
la chimenea

vi una vez    al lado de un árbol y la noche    los ojos de un zorro mirándome 

quizá fuera una banshee con piel de gata    ciénaga de la última lluvia   espíritu del humo     disparo en la cabeza     desaparezco desapareces     en el cloro

aviso    no podremos vivir como hasta ahora    muertos sin boca    algo de Escocia     veinte años     un disparo solo     no disparos.

© Esther González


miércoles, 14 de octubre de 2015

Hojas que caen, un brote que surge. Los ojos de Hôgen Yamahata.




Una palabra del universo, el mensaje de una sola gota de rocío,
resbaló de la afilada punta de una desconocida hierba.

La creación comienza aquí, apareciendo
en forma de innumerables brotes de ser.

Me encuentro ahora ante un hecho infinitamente antiguo,
una gota de rocío cayendo entre la brisa sobre una piedra.

Guiado hasta aquí, por este hecho sin voz,
la fuente de todas las fuentes.

¡Ah! ¡Por esto ahora encuentro y vivo!
Finalmente, experimento este último punto de encuentro de nuestros ojos cósmicos.

Un relámpago, en este momento,
despierta el nuevo amanecer de este brote.


Hôgen Yamahata. "Hojas que caen, un brote que surge". 
mtm editores, 2005.


sábado, 11 de julio de 2015

Las "verdes caracolas del espanto" de Carmen Conde

Fosa común exhumada en Potočari en 2007 (d)

I
Mientras los hombres mueren os digo yo, la que canta desoladas provincias del Duelo, que se me rompen sollozos y angustias contra barcos de ébano furibundo; y la fruta par de mis labios quema de suspiros porque los cielos se han dejado hincar imprecaciones sombrías (...)
¡Cállense todos los que no se sientan doblar de agonía hoy (...) esta mujer os dice que la muerte está en no ver, ni oír, ni saber, ni morir!


The Ypres (Menin Gate) Memorial. West-Vlaanderen, Bélgica (b)

XXVIII
Costado a costado, boca a boca, cuerpo a cuerpo, el Tiempo y yo esta noche nupcial de inauguración del Invierno.
Guerra. Me aprieta la sangre sus collares de venas. Guerra. Suben por mi cuerpo los pasos que dejé de andar voluntariamente. Guerra. Aprieto mis manos contra mis piernas tensas, duras y morenas. Guerra. ¡Guerra con barro, sangre, plumas de ángeles y de palomas, mantos de Mediterráneo y aleluyas de cielos dispares!
Mano a mano, nosotros, Tiempo amante, llevamos la órbita de la Guerra.

Fotografía de Robert Capa. Bilbao, mayo 1937. Colección Museo Reina Sofía
Donación Cornell Capa, 1998 (a)

A LOS NIÑOS MUERTOS POR LA GUERRA
I
¡No los deshojéis, cañones; no los tricéis, ametralladoras, bombas grandísimas que caéis del cielo hondo y que parecéis dones de las nubes anchas, no rompáis los cuerpecitos de los niños! (...)
No. El enemigo no parece padre, y acaso es huérfano también. Por eso lo niños se quiebran en tajos humeantes, y hay por los jardines cabelleras de musgos, rodillas con seda rasgada; suelto todo entre los árboles quebrados, con duelo sostenido de gritos que ayer eran cometas y hoy son pobres encías partidas que ya no gustarán mazorcas ni pezones frescos de madres enamoradas...

"The killing tree". Choeung Ek, Camboya (c)

II
Las verdes caracolas del espanto, y los atronadores murmullos del terror, y el viscoso largo-azul dedo del miedo... ¡Corred, niños, corred por los caminos limpios de pólvora, sin cerebros machacados todavía, hacia las aguas tranquilas, serenas, del silencio y de la vida!
¡Corred, chiquillos a los que buscan las púas de las ametralladoras! ¡Dejad atrás a los hombres, desoíd a las mujeres, no escuchéis otra voz que la del viento, la de las bestias sanas y vitales; la voz de la continuidad cósmica, desbaratándose a vuestras espaldas, pero en sí permanente más allá del morir!

Carmen Conde. "Mientras los hombres mueren" (1938-1939).
“Antología de poetisas del 27”. Edición, introducción y notas de Emilio Miró. Editorial Castalia, 1999.


NOTAS.
(a) Florencio Martínez Aguinagalde, profesor de la Facultad de C. Sociales y de la Información de la UPV, situaba en una carta a "El País" [21/12/1997] el lugar en que Robert Capa tomó esta fotografía: "Se trata del paseo del Arenal; el toldo que aparece sobre las cabezas de los viandantes es del antiguo café Boulevard, cerrado durante años y reabierto hace unos diez con el mismo nombre, y el edificio del fondo, tras el rótulo "Seisdedos", es el hostal Arana, en el que se hospedaron la mayoría de los corresponsales de guerra -seguramente también Capa- que cubrieron la batalla de Bilbao."
Miran hacia el cielo. Los bombardeos.

(b) Cada soldado muerto o desaparecido es un nombre, o cada nombre un soldado muerto o desaparecido.
Todos los que hemos leído sobre la WWI, aunque sólo sea poesía, sabemos que “Ypres” o “el Saliente de Ypres”, las sucesivas batallas en el área de esta población, significa destrucción y miles y miles de muertos y desaparecidos; una de las grandes carnicerías de la Gran Guerra.
En los paneles del monumento están inscritos más de 54.000 nombres.
(c) Sí, has leído bien el letrero. 
Cogían a los niños por los pies y los golpeaban contra el tronco del árbol hasta matarlos. 

(d) Durante la Guerra de Bosnia (1992-1995), el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó una resolución que declaraba Srebrenica “área segura, libre de ataques y otras acciones hostiles”, con presencia de “cascos azules” holandeses con base en Potočari para su protección.
El 11 de julio de 1995, el Ejército serbio tomó la ciudad, atestada de refugiados y sin agua potable, iniciándose en los días posteriores ejecuciones masivas de bosnios musulmanes (alrededor de 8.000) y la expulsión de miles de personas.
Informe del Relator Especial de la Comisión de Derechos Humanos (agosto 1995)

Han sido halladas 93 fosas comunes con más de 6.500 personas sin identificar.

En 2002, como consecuencia de un informe sobre los asesinatos realizado por el Instituto de Documentación para la Guerra (NIOD), cuya elaboración llevó casi seis años, el Gobierno holandés en pleno dimitió.

En 2003, el presidente Clinton inauguró el Center for the Srebrenica-Potocari Memorial and Cemetery for the Victims.
Desde entonces, cada 11 de julio son enterradas en Potočari las víctimas identificadas. Este año son 136.
El Tribunal de La Haya procesa actualmente a 14 responsables de los asesinatos.

jueves, 2 de julio de 2015

Poeta con niño

Gabriela Mistral con su hijo Juan Miguel, Yin Yin
Primera mujer latinoamericana en recibir el Premio Nobel de Literatura (1945). Su seudónimo literario es un homenaje a dos de sus poetas favoritos, Gabriele D'Anunzio y Frédéric Mistral.

Hay besos que pronuncian por sí solos 
la sentencia de amor condenatoria, 
hay besos que se dan con la mirada 
hay besos que se dan con la memoria. 

Hay besos silenciosos, besos nobles 
hay besos enigmáticos, sinceros 
hay besos que se dan sólo las almas 
hay besos por prohibidos, verdaderos. 

Hay besos que calcinan y que hieren, 
hay besos que arrebatan los sentidos, 
hay besos misteriosos que han dejado 
mil sueños errantes y perdidos. 


Luis Cernuda, con Rosa Chacel y su hijo Carlos


Donde habite el olvido,
En los vastos jardines sin aurora;
Donde yo sólo sea
Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.

Donde mi nombre deje
Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
Donde el deseo no exista.

En esa gran región donde el amor, ángel terrible,
No esconda como acero
En mi pecho su ala (...)





Vyvyan, el hijo pequeño de Oscar Wilde, sobrevivió a la Primera Guerra Mundial; no así Cyril, el mayor, que murió en 1915 al ser alcanzado por un francotirador alemán. Vyvyan recordaba a su padre como un hombre cariñoso y buen compañero de juegos, que se hacía pasar por un león, un lobo, un caballo...


Me habría sentado en el círculo de mármol donde
          el más viejo bardo es como el más joven,
y la flauta siempre produce su miel, y cuerdas
          de lira están siempre prestas.

Hubiera Keats sacado sus rizos himeneos
          del vino con adormidera,
habría besado mi frente con boca de ambrosía,
          tomado la mano del noble amor en la mía.

Y en primavera, cuando flor de manzano
          acaricia un pecho bruñido de paloma,
dos jóvenes amantes yaciendo en la huerta
          habrían leído nuestra historia de amor.
(...)
He elegido, he vivido mis poemas y, aunque
          la juventud se fuera en días perdidos,
hallé mejor la corona de mirto del amante
          que la de laurel del poeta.


Oscar Wilde. "Flores de Amor". 

Versión de E. Caracciolo Trejo
Edición de Libros Río Nuevo 2001.






Rosalía de Castro con su marido, Manuel Murguía, y sus hijos (Alejandra, Aura, Gala, Ovidio y Amara)


No lejos, en soto profundo de robles,
en donde el silencio sus alas extiende,
y da abrigo a los genios propicios,
a nuestras viviendas y asilos campestres,
siempre allí, cuando evoco mis sombras,
o las llamo, respóndenme y vienen.






Wilfred Owen con Arthur Newboult en Leith, Edimburgo (julio, 1917)

La familia Newboult era amiga de Susan, la madre de Wilfred. El poeta se alojó en la casa de esta familia con motivo de algunos encuentros con su madre o durante sus permisos. Con el pequeño Arthur, de siete años, llegó a trabar muy buena amistad, pasando mucho tiempo juntos. También le dedicó poemas, como "Winter song".

No es tan intenso el rojo de unos labios
como el de aquellas piedras que besan nuestros
    muertos.
(...)
como retiembla un cuerpo apuñalado
que cae allí donde parece
que a Dios ya no le importa,
(...)
Corazón, corazón, no has sido nunca
grande como el que recibe un disparo.
Y, aunque tu mano sea pálida,
lo son aún más aquellos que secundan
tu carrera a través de llamas y alaridos.
Puedes llorar, pues no puedes tocarlos.

"Amor mayor". Traducción de Gabriel Insausti.
"Wilfred Owen. Poemas de guerra". Acantilado.


Fuente:
Página web http://amediavoz.com/
(salvo poema de Wilfred Owen).



"Nocturno" Op. 9, No. 2  Andante, interpretado por Maurizio Pollini.

martes, 23 de junio de 2015

Poeta de guardia XXXIII: Ted Hugues.


                                WODWO

¿Quién soy aquí husmeando, dando vuelta a las hojas,
siguiendo una pálida mancha en el aire hasta la orilla
    del río?
Me meto en el agua. Quién soy al dividir
el grano cristalino del agua buscando protección veo
    el lecho
del río por encima de mí al revés muy claro
¿Qué estoy haciendo aquí en el aire? ¿Por qué encuentro
tan interesante esta rana al inspeccionar su más 
    secreto
interior y hacerlo mío? ¿Me conocen
estos juncos e intercambian mi nombre me han visto
antes, encajo en su mundo? Parece
que me separo del suelo y no enraizado sino 
    caído
de nada casualmente no tengo hilos
que me aten a nada puedo ir a cualquier sitio
parece que me han dado la libertad 
de este lugar ¿qué soy entonces? Y coger
trozos de corteza de este tronco podrido no me da
placer y no sirve para nada ¿por qué lo hago entonces?
mi yo y hacer esto han coincidido muy
extrañamente
Pero cómo me llamarán soy el primero
tendré un propietario qué forma soy qué
forma soy soy grande si avanzo
al final de este camino más allá de estos árboles y más allá 
de estos árboles
hasta caer cansado tocando un muro mío
por ahora si me siento tranquilo cómo se para
todo para mirarme a mí supongo que soy el centro
exacto pero todo esto qué es son raíces
raíces raíces raíces y otra vez el agua
todo muy extraño pero seguiré buscando



"... Casi nada que ver [su poesía] con nada ni con nadie, excepto con antecedentes claros como Whitman o Lawrence, o con una especie de radical búsqueda de un lugar nuevo para el hombre en una naturaleza no devastada ni desnaturalizada. Los escenarios de cazador y pescador de su infancia renacen con una fuerza salvaje, incómoda, de una aspereza naturalista a veces insoportable  (...) con el fin de reconocer la manera con que la vida se expresa lejos de las convenciones que la desnaturalizan y privan de autenticidad."

"Antología esencial de la Poesía inglesa". 
Introducción, selección y traducción de Angel Rupérez.
Colección Austral. Espasa Calpe, S.A., 2000.

----------------------------------------------------------------------------
Ted Hugues describe al wodwo en su ensayo "Learning to think" (Poetry Is, 1970), como una especie de criatura mitad hombre, mitad espíritu animal de los bosques.
"Woodwo" fue publicado en 1967. 

lunes, 15 de junio de 2015

Poeta de guardia XXXII: Rosa Chacel.




A Nikos Kazantzakis

Yo me encontré el olivo y el acanto
que sin saber plantaste, hallé dormidas
las piedras de tu frente desprendidas,
y el de tu búho fiel, solemne canto.

El rebaño inmortal, paciente al canto
de tus albas y siestas transcurridas,
las cuadrigas frenéticas, partidas
de tus horas amargas con quebranto.

La roja musa airada y violenta,
la serena deidad épica y pura
que donde tú soñabas hoy se asienta.

De estas piezas compongo tu escultura.
Nuestra amistad mis años mismos cuenta:
de ti hablaban mi cielo y mi llanura.




Cuando Rosa Chacel y su marido regresan de Italia, en 1927, "nos encontramos con que había un movimiento literario del que estábamos perfectamente informados. Conocíamos sus albores desde el 20 y habíamos seguido desde Roma su marcha triunfal."

 Retrato de Rosa Chacel, por Timoteo Pérez Rubio

Se había casado en 1921 con el pintor pacense Timoteo Pérez Rubio; pensionado de la Academia de España en Roma, permanecieron en  la capital italiana esos seis años, realizando viajes cortos a algunos puntos de Europa, como  París, donde frecuentaban la casa de Max Ernst y conocieron de primera mano el surrealismo.

Sala del Museo del Prado, durante la Guerra Civil

En marzo de 1937, Rosa y su hijo Carlos parten hacia París, mientras Timoteo Pérez Rubio continúa en España: Será uno de los responsables de la evacuación de obras del Museo del Prado y otros museos y colecciones particulares, y de la seguridad de su periplo hasta su depósito en la Sociedad de Naciones en Ginebra, Suiza.

En 1938, Rosa se dirige a Grecia, donde coincide con su amiga Concha Albornoz. Ambas se alojaron en la casa de Eleni y Nikos Kazantzakis.

Rosa Chacel realizó la versión castellana de "Libertad o muerte", de Kazantzakis, publicada en Buenos Aires en 1957.

"Yo, francamente, no distingo lo que hay dentro de mi cabeza de lo que queda escrito. Lo que te puede dar una idea de este hecho son aquellos poemas que escribía andando con mi padre..."
"[Desde los 12 años hacía versos] Pero no los escribía, tampoco [...] Los hacía, generalmente, paseando con mi padre hasta la Puerta de Hierro. Íbamos callados (...) Cuando había que cruzar una calle, mi padre me cogía del brazo para que no me atropellara un coche (...) cuando volvíamos a casa yo había hecho un poema."

Estatua de Rosa Chacel en la Plaza de Poniente de Valladolid
Fotografía: Rondador, 2007, licencia Creative Comons


“Antología de poetisas del 27”. Edición, introducción y notas de Emilio Miró. Editorial Castalia, 1999.
“Rosa Chacel: premio nacional de las letras españolas, 1987.” Anthropos. Ministerio de Cultura, 1990.
https://books.google.es/books?isbn=8476582161

jueves, 28 de mayo de 2015

David Jones. Excalibur en las tierras baldías.


"Yo estaba con Abel cuando le encontró su hermano,
bajo el verde árbol."


“Jones nunca superó la guerra, ni siquiera en el plano físico. Al igual que Hemingway, que elegía su mesa en la esquina de un restaurante para asegurar sus flancos y su retaguardia, alrededor de 1943, Jones dijo refiriéndose al tipo de cuadros que disfrutaba pintando: ”Siempre que puedo trabajo desde la ventana de una casa. Me gusta observar el mundo desde una posición relativamente bien resguardada”. 
El dibujo fue su vocación desde los cinco años.
Dibujo de David Jones, frente de La Bassée, marzo 1916


Paul Fussell, en su extraordinaria obra “La Gran Guerra y la memoria moderna”,  le describe así:
“singular genio moderno y de difícil definición, medio inglés, medio galés y, todo en uno, pintor, poeta, ensayista, grabador, portento del flolclore y la liturgia y adepto del mito, el ritual y el relato legendario…”

"Desnudo masculino", Tate Gallery, 1913.



Nacido en Brockley, Kent, en 1895, para 1914 David Jones ya había concluido sus estudios como delineante y diseñador en la Escuela de Arte de Camberwell.
En enero de 1915 se alistó en los Reales Fusileros Galeses, como Siegfried Sassoon y Robert Graves el año anterior, permaneciendo en el frente desde diciembre del mismo año hasta marzo 1918:
“Se consideraba a sí mismo un hombre “grotescamente incompetente [como soldado], […] la desesperación de la Compañía”.


La guerra le dejó “un impacto imborrable e inseparable de la idea de relato legendario medieval.”
Frederic George Stephens. "Morte d'Arthur", 1850-1855

En 1921, convertido al Catolicismo, entró en contacto con la comunidad artístico-religiosa de Ditchling, Sussex, que dirigía Eric Gril, escultor, grabador y tipógrafo.

Durante años practicó el arte del grabado y de la acuarela, trabajando posteriormente como ilustrador para Faber and Faber e imprentas privadas.
Su temática se centraba principalmente en las leyendas artúricas, puesto que Malory fue siempre uno de sus autores favoritos”.
"Chart of sources for Arthurian legends", 1943 © The estate of David Jones

En 1937 publicaría "In Parentesis", un poema épico al que dedicó diez años, en el que se mezclan géneros, lenguajes y épocas, con alusiones literarias, entre otras a Shakespeare, Lewis Carroll, “La canción de Roland” y el poema galés del siglo VI “Preiddeu AnnwnT.S. Eliot la calificó como “la obra de un genio”.

"Estudio de soldados jugando a los dados al pie a la Cruz", c. 1921. 
 © The estate of David Jones

Es el itinerario de un personaje central, el soldado John Ball, desde un mundo que “todavía es vegetal y mineral, todavía es inocente” hasta que “se torna animal” tras "la visión y el olor de los primeros cadáveres”, y a través de los cráteres provocados por las bombas: 
en el interior de uno de ellos hay “un piquete metálico en forma de sacacorchos, medio sumergido, como la oscura Excalibur, y al que ha retorcido un perverso conjuro.

En un intento de mostrar “el poder de la guerra para eternizarse”, describe más adelante un “patio trasero urbano de la década de 1930”:
"La de los gallineros mal cuidados ubicados en desvíos, en lluviosos días laborables en los que la tierra baldía se junta con su entorno. Entre las ortigas y la basura hay cubos agujereados que rebosan de desechadas latas de carne, ruedas que se pudren, residuos de artículos de ferretería a los que el tiempo ha ido deteriorando poco a poco."

 Jack Sullivan. "Mametz Wood: Known unto God (8), 7th-12th July 1916", 1984 
Butetown History & Arts Centre



Pienso que estamos en el callejón de las ratas,
donde los muertos pierden sus huesos,
(…)
Puedes oir el silencio de aquello,
puedes oir las ratas en la tierra de nadie
excavando sus intrincaciones,
abriendo sus pacientes obras,
cras, cras cras,
cavando la tierra, con sus astutas patas similares a paletas;
redimen la hora de nuestra mezquindad para cavar su propio
                                                                         [paraíso anfibio.



Paul Fussell. "La Gran Guerra y la memoria moderna". Traducción de Javier Alfaya, Barbara McShane y Javier Alfaya McShane. Turner, 2006.