miércoles, 4 de noviembre de 2015

Wilfred Owen, otro 4 de noviembre: "Todo lo que un poeta puede hacer hoy es alertarles".

Wilfred Owen con sus hermanos y su madre
(de izquierda a derecha: Colin, Mary, Harold, Wilfred y Susan)

En su último año de vida, el de su madurez en tantos sentidos, aquel en que frecuentó los círculos privilegiados de la poesía en lengua inglesa, como el Salón Dorado de Robert Ross, en el nº 40 de la Half Moon street, Londres, Wilfred Owen meditó sobre las palabras que debían servir de Prefacio a su primer libro de poemas, que no vio publicado.
Y escribió:

"This book is not about heroes. English poetry is not yet fit to speak of them.
Nor is it about deeds, or lands, nor anything about glory, honour, might, majesty, dominion, or power, except War (...)
My subject is War, and the pity of War.
The Poetry is in the pity."

"Este libro no trata de héroes. La poesía inglesa aún no está preparada para hablar de ellos.
Tampoco trata de hazañas, territorios ni nada que tenga que ver con la gloria, el honor, el poder, la majestad, el dominio o la fuerza, sino con la guerra (...)
Mi tema es la guerra y la pena de la guerra.
La poesía está en la pena."
Traducción de Gabriel Insausti. "Wilfred Owen. Poemas de guerra." (Acantilado, 2011).
Roll of Honor de la revista The Sphere, marzo de 1919.
 La fotografía de Owen es la segunda de la primera columna a la derecha, contando desde abajo


Era un hombre de 25 años, y un poeta que había construido su verdadera voz contemplando los más espantosos desvaríos y la locura del ser humano; por eso

"(...) these elegies are to this generation in no sense consolatory. They may be to the next. All a poet can do today is warn. That is why the true Poets must be truthful."
"(...) estas elegías de ninguna manera pueden ser un consuelo para la presente generación. Tal vez lo sean para la siguiente. Todo lo que un poeta puede hacer hoy es alertarles. Por eso los verdaderos poetas deben decir la verdad."


El Owen Memorial en el Broad Walk, en Oswestry, 
cerca de la iglesia de St. Oswald, donde se casaron sus padres