miércoles, 13 de junio de 2018

Los "ojos" de Margaret Macdonald







1900 debió ser un año inolvidable para Margaret Macdonald.

Su hijo Sylvan nacería el 18 de junio, y ella y Charles Rennie Mackintosh se casarían en agosto, y continuarían viviendo en Glasgow.
Ese año, Margaret y Charles trabajan juntos en la decoración de los Tea Rooms de la calle Ingram, en dos paneles de yeso: el de Charles se llamará “The Wassail”, el de Margaret, “The May Queen”:
Fotografía: Jean-Pierre Dalbéra https://goo.gl/U6uGUo


Nacida en Wolverhampton, Inglaterra (1864), Margaret es una relevante artista escocesa, cuya obra abarca acuarelas, trabajos textiles y en metal, y excelentes ejecuciones en yeso; en toda ella se aprecia una importante influencia del Simbolismo y la cultura celta.

Al trasladarse su familia a Glasgow, Margaret inicia sus estudios, junto con su hermana Frances, en la Glasgow School of Art. 

Sería en esta escuela donde conocerían a Mackintosh -que daba sus primeros pasos como arquitecto- y a su amigo James Herbert McNair, al parecer por mediación del director, Francis Newberry, y de su esposa Jessie, mujer empeñada en la entrada de estudiantes femeninas en la Escuela. 
El Anuario de la Escuela las cita por primera vez en el periodo 1890-91.


Tras acabar su formación, ambas hermanas abrieron su propio estudio en Glasgow, en el 128 de Hope Street, hasta la boda de Frances y James H. McNair en 1899.

La pareja se trasladó a Liverpool, donde MacNair era profesor de diseño en la School of Architecture and Applied Art. 
Ambos diseñaron conjuntamente su vivida en el 54 de Oxford Street.
Decoración y diseño de interiores fue parte de su trabajo profesional.
Por su parte, Frances se dedicó igualmente a la enseñanza, y adquirió conocimientos de joyería, bordado y esmaltado.

 
"Spring". Frances Macdonald (c. 1900-1905)


Mientras trabajaron conjuntamente, Margaret y Frances produjeron obras en metal, diseños textiles e ilustraciones para libros, con exposiciones en Liverpool, Londres y Venecia.



Fue también en 1900 cuando el matrimonio coincide con Gustav Klimt en Viena (Margaret hablaba francés y alemán).
A partir de ese momento, la obra del pintor aparece fuertemente influenciada por la de Margaret.

"Sleeping Princess". Margaret Macdonald (1906)



El empresario y mecenas austriaco Fritz Warndorfer, que les había visitado en Glasgow, les encargaría el diseño del salón de música de su casa de Viena –ampliamente elogiado-, así como dos pequeños paneles para la decoración del piano: “The Opera of the Winds” y “The Opera of the Seas”. 
"The Opera of the Winds". Margaret Macdonald (1905)

"The Opera of the Seas". Margaret Macdonald (1915)


Los años siguientes continuarían los encargos, como el panel “O Ye, All That Walk in Willow Wood”, en los famosos Willow Tea Rooms, del 217 de Sauchiehall Street; recibían invitaciones para exponer en Viena, Turín o Moscú.


Si el inicio de siglo fue memorable para Margaret, Frances y su marido, James H. MacNair, asistían en esa primera década de 1900 al cierre de la Escuela de Arquitectura; junto al fracaso de negocios de la familia de MacNair supuso el inicio del declive de sus respectivas carreras profesionales. James y Frances regresaron a Glasgow en 1908.
El año anterior se había expuesto "Spring" en Glasgow.
  

En 1914, Margaret y Charles se trasladan a Londres, viviendo en Chelsea entre 1916 y 1923, año en el que  se marchan a Port Vendres, en los Pirineos franceses.
Es un periodo en el que trabajan con grupos teatrales, en decorados y vestuario.

Charles está casi al borde de la depresión, dada la falta de interés por su obra en Glasgow. Nunca regresaría a Escocia. 




Pocas obras se conocen de esta última época, especialmente a partir de 1921.

Ese año moriría su hermana Frances, oficialmente de una hemorragia cerebral; los rumores apuntaban al suicidio. Margaret pinta “La Morte Parfumee”.

La mayor parte de la obra de Frances se perdería, destruida tras su muerte por James,  su marido, quien destruiría igualmente su propia obra.

La última creación que se conoce de Margaret data de 1922, una acuarela titulada “The Legend of the Blackthorns”. 

"Woman Standing Behind The Sun". Frances Macdonald (1912-1915)



Margaret regresa a Londres en 1926 para un tema médico.
Son de esos días las cartas que le escribe Charles, a diario, en las que deja constancia de su respeto y admiración por ella; párrafos en los que expresa su creencia de que él simplemente tiene talento, mientras que ella es un genio; y que es consciente de que ella representa la mitad de su obra arquitectónica.

Moriría en 1933, cinco años después que su marido, en su estudio de Chelsea, Londres.

  
En 1909, Margaret había concluido “The Seven Princess”, tras un trabajo de dos años: es su obra de mayor tamaño, y constaba de tres paneles, que también formaban parte de la decoración del salón de música de Fritz Waerndorfer.

El salón fue destruido durante la Primera Guerra Mundial.

El panel superviviente se conserva y exhibe en el Austrian MAK, de Viena, enfrente de obras de Gustav Klimt.







Mi agradecimiento a Asun Blanco Cobelo, que me animó a visitar la exposición de William Morris en la Fundación Juan March el pasado noviembre; sin sus indicaciones, no habría reparado en los "ojos" de los extraordinarios paneles obra de Margaret Macdonald que encabezan esta entrada, que tanto me impactaron. ¡Gracias!