sábado, 31 de enero de 2015

Poeta de guardia XXVII: Olvido García Valdés

"Un poema es el lugar donde las palabras alcanzan a las cosas”.
Olvido García Valdés


como murciélagos entramos en noviembre
desde la transparencia

  tejados y un lienzo
de ladrillo que absorbe cuando llueve
densa el agua pero ahora
es pálido como desvanecerse
como sustancia
desvaneciéndose

     de la naturaleza de los afectos
de lo que ocurre o no

© Fotografía: Inés Marful y Su Alonso


escribir el miedo es escribir
despacio, con letra
pequeña y líneas separadas,
describir lo próximo, los humores,
la próxima inocencia
de lo vivo, las familiares
dependencias carnosas, la piel
sonrosada, sanguínea, las venas,
venillas, capilares



Reseña de Eloisa Otero de “Un lugar donde no se miente. Conversación con Olvido García Valdés”, de Miguel Marinas. Libros de la Resistencia. Madrid, 2014.

“La poesía tiene su propio carril, trabaja con una química y una física que produce cristalizaciones, que hace que determinadas cosas cuajen, que tiene sus raicillas raras”.

“Yo funciono mucho por asimilación, por incorporación, algo pasa a formar parte de ti, a veces sin saber de dónde procede; es lo que hacemos al comer, incorporamos alimento al organismo…”

“… la escritura no es el lugar de lo que ya sabes, sino el lugar hacia el que vas. De reconocimiento, en ese aspecto, de lo que te da de ti que no sabías de ti”.


“Escribes poesía porque ahí te lleva tu carácter, tu historia personal y familiar y demás. Te lleva a buscar un espacio, que puede ser ese, o la pintura  o la música o lo que sea, pero que es necesario, porque si no, a lo peor acabas mal. La escritura está ahí, como un camino o espacio personal ineludible…”