sábado, 18 de enero de 2014

Poeta de guardia IX. "No quiero": Angela Figuera.

No quiero
que los besos se paguen
ni la sangre se venda
ni se compre la brisa
ni se alquile el aliento (...)

No quiero
que haya frío en las casas,
que haya miedo en las calles,
que haya rabia en los ojos.

No quiero
que en los labios se encierren mentiras,
que en las arcas se encierren millones,
que en la cárcel se encierre a los buenos (...)

No quiero
que la tierra se parta en porciones,
que en el mar se establezcan dominios,
que en el aire se agiten banderas,
que en los trajes se pongan señales.

No quiero
que mi hijo desfile,
que los hijos de madre desfilen
con fusil y con muerte en el hombro;
que jamás se disparen fusiles,
que jamás se fabriquen fusiles.

No quiero
que me manden Fulano y Mengano,
que me fisgue el vecino de enfrente,
que me pongan carteles y sellos,
que decreten lo que es poesía.


No quiero 
amar en secreto,
llorar en secreto,
cantar en secreto.

No quiero
que me tapen la boca
cuando digo NO QUIERO.



Angela Figuera nace en Bilbao, en la calle Espartero, en 1902.
Perteneció a la primera promoción de mujeres que cursó el bachillerato en la península.
El fallecimiento de su padre supondría una merma económica, por lo que el último curso de Filosofía y Letras lo realizaría en Madrid, con la ayuda de su tío. Dio clases particulares, y también en el Colegio Decroly y en el Montessori.
Al terminar la carrera, se promete con su primo Julio Figuera, y en 1933, tras preparar unos cursillos para catedrático de Instituto es destinada a Huelva y se casan. Julio había ingresado en el Cuerpo de Estadística.
El 15 de julio de 1936, los dos se encuentran en Madrid para un cursillo complementario de Angela que le permita confirmar su plaza de catedrática. Con "la sublevación de Franco en Marruecos" *, Julio se alista en las milicias republicanas y Angela, embarazada, dará a luz el 30 de diciembre a su hijo Juan Ramón. Evacuados a Valencia, lograrán pasar juntos los últimos siete meses de la guerra.

EXODO
Una mujer corría.
Jadeaba y corría.
Tropezaba y corría.
Con un miedo macizo debajo de las cejas
y un niño entre los brazos.

Corría por la tierra que olía a recién muerto.
Corría por el aire con sabor a trilita.
Corría por los hombres erizados de encono.

Miraba a todos lados.
Quería detenerse.
Sentarse en un ribazo y con su hijo menudo.
Sentarse en un ribazo y amamantar en paz (...)

Buscaba cerca y lejos.
Buscaba por las calles,
por los jardines y bajo los tejados,
en los atrios de las iglesias,
por los caminos desnudos y carreteras arboladas.
Buscaba un rincón sin espantos (...)

Y corría y corría.
Dio la vuelta a la tierra.
Buscando.
Huyendo.
Y no encontraba sitio.
Y seguía corriendo (...)

El fin de la Guerra Civil significó para los republicanos la privación de titulaciones, pérdida de empleos y bienes. Tratando de mejorar sus condiciones de vida, la familia se traslada a Madrid.
En 1948, aparece su primer libro: "Mujer de barro".

En los años 50 se produce un cambio tanto de estética como de conciencia, en la que su poesía se alza contra la injusticia social e, implícitamente, contra la poesía esteticista. Con "El Grito Inútil", se consolida su nueva manera de escribir.
Es en 1958, tras una estancia en París, con prólogo de León Felipe, cuando se publica en Méjico "Belleza Cruel": causa un gran impacto. 
A esta obra pertenece "Sólo Ante el Hombre", poema que, en palabras de la autora, "refleja de manera bastante exacta mis sentimientos en nuestra postguerra." Nuestra poeta se reafirma en su sentir en "Toco la Tierra" (1962), con poemas como "En Tierra Escribo".
A partir del nacimiento de su nieta, se dedicó a escribir poesía infantil y reunió algunos de los cuentos que narraba a su nieta por las noches en "Cuentos tontos para niños listos", que "se publicaron en México con ocasión del Año Internacional del Niño y que se reimprimieron después en España" *, sin olvidarse nunca de la vertiente social, reflejada en el poema "Vietnam".
Junto a Blas de Otero y Gabriel Celaya, forma parte del "triunvirato vasco" de la poesía de postguerra, aportando la visión de una mujer ante las grandes cuestiones sociales.


Angela Figuera murió en Madrid el 2 de abril de 1984.
Julio Figuera se dedicó desde entonces, hasta su muerte, en 1994, a la obra de su esposa, para evitar que cayera en el olvido. En1986, la editorial Hiperión publicó la primera edición de sus "Obras completas".
En uno de los últimos párrafos de la "Nota preliminar", escribe Julio: "Su último libro para niños, "Canciones para todo el año", no llegó a verlo publicado porque apareció después de su muerte".
De la época de su juventud sólo se conserva un cuaderno de unas doscientas hojas con poemas que ella no quiso publicar.
Roberta Quance señala en la Introducción a las "Obras completas" una forma similar, con Rosalía de Castro, de identificarse "particularmente con la suerte de las madres. La poesía de Angela nacerá del mismo impulso compasivo pero, sea éste natural o no, ella lo llevará hasta las últimas consecuencias, hasta que se configure en su poesía toda una "política materna", es decir, "un argumento contra el hambre, la pobreza, la violencia, la opresión, la guerra."
Fuentes:
- Agradecer a Dolores Corzo otra vez su guía hacia una gran poesía y su participación en la elaboración de esta entrada.
- "Angela Figuera Aymerich. Obras completas". Hiperión, 2009. Nota Preliminar de Julio Figuera*.
- Artículos de José Ramón Zabala:
http://angelafigueraaymerich.gipuzkoakultura.net/index-es.php
http://www.euskonews.com/0255zbk/gaia25501es.html (traducción de Koro Garmendia)

Enlace recomendado:

http://amediavoz.com/figuera.htm
Fortuna favorece a los exploradores.
Buceando por la Red, buscando poemas de Angela Figuera cuando no podía consultar el libro, me he encontrado con esta excelente página dedicada a la poesía.
Os transcribo las circunstancias de su creación y de su creadora, Graciela Henao Londoño, absolutamente conmovedoras: "Nació en Manizales (...), Colombia, en abril de 1939 (...) Fue jefe por varios años del Departamento de Fisioterapia del Hospital Infantil de Manizales y posteriormente abrió su consultorio, el primero que hubo en Manizales (...) En 1998 le diagnosticaron un carcinoma en su ojo derecho, diagnóstico que enfrentó con valentía; y como terapia se dedicó  a la elaboración de esta página –con el seudónimo de “Grace”- convirtiéndose así en experta en este tema que le apasionó desde pequeña; y continuando al mismo tiempo con su trabajo profesional.  Fue una vida dedicada a servir y al disfrute de la poesía". Falleció en enero de 2013.