domingo, 5 de octubre de 2014

Georges Braque, la fidelidad al camino propio

"Campos de colza", 1957

Douglas Cooper fue amigo íntimo de Picasso, Braque y Léger. Publicó monografías sobre cada uno de ellos, y preparó exposiciones de los dos primeros y de Juan Gris para museos de Inglaterra, Francia, Alemania, Suiza y Estados Unidos. En su libro "La época cubista", escribe:
“El cubismo se originó en París entre 1906 y 1908, y fueron sus creadores Picasso, y Braque, un español y un francés respectivamente. Al cabo de cuatro años (...) los métodos pictóricos y las innovaciones técnicas de estos dos jóvenes pintores habían sido adoptados por otros artistas –en Francia, Holanda, Italia, Checoslovaquia, Rusia, América y, en un grado mucho menor, Inglaterra-.”
“La vida cotidiana de Braque y Picasso se encierra en sus bodegones: cosas que comer, beber, fumar, leer y sobre las que discutir. Pipas, paquetes de cigarrillos, jarras, abanicos, periódicos e instrumentos musicales se encuentran esparcidos por sus estudios; botellas de Bass, ron, anís o Pernod, naipes y dados, podían verse en las mesas de los bares y cafés que frecuentaban."

"Frutero y cartas", 1913
“Desde el momento en que Braque y Picasso aunaron sus esfuerzos para pasar a ser “como dos montañeros en la misma cordada”, en expresión de Braque, la evolución del cubismo fue el fiel reflejo de un continuo toma y daca entre dos temperamentos de naturaleza diferente. Ambos trataron de sublimar su individualidad y lograr una especie de anonimato mutuo a favor del estilo, lo que se evidencia (…) en su renuencia de aquellas fechas a firmar en la superficie pintada.”

"La evolución de Braque hacia el cubismo a partir de sus paisajes cezannianos de L’Estaque fue ininterrumpida y rápida, pero mientras Picasso expresaba las formas y volúmenes en su simplicidad fundamental (…) Braque acercaba los objetos a la superficie del lienzo para que de esta forma la profundidad del espacio que los rodeaba se volviera ambigua.”

No basta con conseguir que la gente vea lo que uno pinta”, dijo Braque en cierta ocasión, “debe conseguirse también que lo toque”.
Marie Laurencin. "Grupo de artistas", 1908. De izquierda a derecha: Pablo Ruiz Picasso, Marie Laurencin, Guillaume Apollinaire y Fernande Olivier.

“(…) es esencial tener en cuenta que Braque y Picasso se mantuvieron en gran medida alejados de otros pintores. Amigos íntimos como Guillaume Apollinaire, Max Jacob, André Salmon y Maurice Raynal, todos ellos grandes escritores, al igual que artistas como Derain y, por supuesto, Juan Gris, acudían a menudo a sus estudios y veían sus obras más recientes."
Georges Braque, 1908
“[En términos muy generales] mientras las pinturas cubistas de Picasso suelen ser más acusadamente lineales, angulares e inmediatas en su presentación (…), las de Braque son más pictóricas, líricas, suaves y cohesionadas (…) si bien Braque nunca llegó a estar tan cerca de la abstracción total como Picasso.”

José Ignacio Velázquez deja constancia de la actitud de reconocimiento y promoción de Guillaume Apollinaire: "En 1913 publicó Méditations esthétiques. Les Peintres cubistes, primera obra en la que se practica una defensa de la nueva estética (...), entre otras cosas, había de costarle su puesto de crítico de arte en L'Intransigeant. Así, escribía a R. Allard (...): "Braque, con quien he hablado de todo esto, me decía: "usted había definido ya ampliamente nuestros esfuerzos cubistas en el prefacio del Catálogo de la exposición de Arte Moderno en Le Havre, en junio de 1908, al precisar las tres virtudes plásticas, la pureza, la unidad y la verdad mantienen a sus pies a la naturaleza aniquilada. Desde entonces, nadie ha entendido mejor que usted la esencia de nuestro cubismo."
Carency, Mayo 1915. "The War Illustrated". 

En 1914, Georges Braque es reclutado por el ejército francés. 
Douglas Cooper refleja el significado que tendrá para el desarrollo artístico del pintor: "durante los años de la guerra [Primera Guerra Mundial], Picasso y Gris, que, debido a su condición de españoles, no habían sido movilizados, pudieron seguir trabajando sin interrupción (...)" 
El 11 de  mayo de 1915, es herido en la cabeza en Carency y dado por muerto; recogido por unos camilleros, va directo a una trepanación, permaneciendo en coma dos días, hasta el 13 de mayo, que recupera el conocimiento. Es su cumpleaños; tras una ceguera temporal y una larga convalecencia en París y Sergues, volverá a pintar en 1917.
Estudio con cráneo, 1938
Y prosigue Cooper: "en 1917-1918, tras ser desmovilizado, Braque, a diferencia de la práctica totalidad de los seguidores del movimiento en los años de preguerra, volvió al idioma cubista y se puso a desarrollar por su cuenta un lenguaje más libre y más poético.”
Leone Rosenberg, que durante la Guerra había abierto la galería L'Effort Moderne, expuso la obra de Braque, individualmente, en 1919, lo que supuso su confirmación como pintor de referencia en Francia. 
En los años 20, diseñó el decorado para dos ballets de Sergei Diaghilev, y a comienzos de la década siguiente se traslada a la costa de Normandía. Durante la Segunda Guerra Mundial, permaneció en París.

Disciplinado y meticuloso como pintor, contenido, sumamente reservado, casado con Marcelle Lapré durante más de cincuenta años, de aspecto fuerte y atlético, sus contemporáneos le consideraban también buen músico y cantante, capaz de interpretar sinfonías de Beethoven a la acordeón. A Alice B. Toklas le recordaba a un cowboy, pero que elegía cuidadosamente su ropa y entendía inglés, por lo que admitía que tenía cuidado con lo que hablaba.
Junto al mar, 1958


El arado metálico, 1962


Hasta su muerte en París, en 1963, continuó pintando, produciendo litografías y diseñando joyas.


Fuentes:
“La época cubista”. Douglas Cooper. Alianza Editorial, 1984. Versión española de Amelia Martínez Benito.
"Guillaume Apollinaire. Caligramas." Edición, traducción y notas de J. Ignacio Velázquez. Ediciones Cátedra, S.A., 1987
Notas de Jean Ershler Schatz www.langsdewal.com/artists/georges-braque
http://www.abbeville.com/excerpts.asp?ISBN=0896599477


Mis "Arboles" y yo agradecemos a +asun blanco cobelo la gentileza de facilitarnos las imágenes de algunos de estos cuadros a través de la sala de prensa del Museo Guggenheim... ¡Gracias, Asun!